Tu publicidad online posiblemente no llame la atención y no la recuerde ni Cristopher Lambert.

Eso tiene arreglo. Pero…

¿Sabes cuanto dinero estás dejando de ganar en tus campañas publicitarias?

Pues mira, yo tampoco.

Aún sin saberlo, porque no soy ni adivino ni hacker, es bastante probable que pudieras sacarle mucho más partido a tu inversión en Google.

No tengo carrera universitaria, ni máster en big data. Tampoco he estudiado programación. No he ganado un León de plata ni de oro.

Es lo que es y no me siento menos por ello. En caso de que esto sea un problema para ti, te invito a que pares de leer aquí mismo.

Porque gracias a no saber pero gustarme de forma natural la publicidad, entré con 17 años como creativo becario en una agencia de publicidad en Madrid.

Me tiré mucho tiempo comiendo mortadela, no cobraba ni un euro.

Ni un euro.

Durante meses y meses. 

 

O sea, de creativo, algo, de becario, mucho.

Pero aprendí, aunque en ese momento no me daba ni cuenta.

A día de hoy tengo mi propia empresa de publicidad online y como te decía, es muy habitual ver en mi dia a día empresas que están literalmente tirando dinero por la ventana con sus campañas en Google.

Pero quiero contarte un caso concreto..

¿Qué hizo que una empresa pasara en menos de un año, de batir record de facturación a estar a punto de cerrar sus 13 sedes?

Mira.

Como por motivos obvios no voy a dar el nombre real, vamos a poner que esta empresa se llama SaludClinic.

Llevaba trabajando con ellos desde 2012 aproximadamente. En el verano de 2020, saliendo de la pandemia, lanzamos una campaña publicitaria bastante revolucionaria en su sector.

Algo que ninguno de los competidores hacía.

Una forma de vender uno de los servicios más demandados, de una manera que no se había hecho hasta entonces.

Y por varios factores, arrasó.

Que la competencia estuviera a medio gas, por miedo a invertir justo después del confinamiento, ayudó. Que nos centráramos en lo que más le importa a la gente que busca ese servicio, también.

Pese a que el cliente no quería ir por ahí, ya que no es su servicio estrella, fue una estrategia que generó una enorme visibilidad y atrajo muchos muchos clientes nuevos que en parte, sí acabaron contratando los servicios que al cliente más beneficio le dejan.

Llevábamos varios meses de aumento de facturación con respecto a años anteriores.

Todo iba viento en popa.

Y llegó Diciembre de 2020. 

Y pum, record histórico de facturación y beneficios.

Pero algo que no te he contado es que el responsable de marketing cambió en esos meses. Y el nuevo director tenía sus propias ideas que chocaban con nuestra forma de entender la publicidad en Google.

Empezó a obligarnos a hacer más caso de los “estándares” en la industria. A implementar los consejos y optimizaciones que te da el propio algoritmo de Google.

Esos que nos sugerían pujar por búsquedas que nada tenían que ver con los servicios que ofrecíamos. Que estábamos seguros que harían perder mucho dinero a nuestro cliente.

 

Porque la experiencia te da eso, entrever lo que es más probable que pase antes de que pase.

No por ser más listo ni mejor, no. 

Porque ya lo has vivido.

 

Y entonces, esa persona cambió la forma de trabajo para resultar más eficiente, decía.

Y pese a que los resultados evidenciaban que en Enero y Febrero los resultados estaban yendo a peor, en buena parte, por ir en contra de lo contrastado/que sabíamos que funcionaba, no hubo manera de que la directiva viera lo que se acercaba.

No solo eso, sino que unas semanas después, en Marzo, nos despidieron.

¿Y acaba aquí la historia?

No por dios.

Espera, que hay más.

Resulta que este hombre convenció a la empresa de tener la verdad absoluta, que consistía en que mi equipo y yo éramos el problema.

El mes en que nos fuimos aún vivieron de las rentas, pero fue el peor mes de Marzo en su historia. Aunque tampoco fue un desastre.

El mes de Abril implementaron casi todo a lo que nos negamos nosotros.
Invirtieron un 30% más. El resultado de ventas fue un 45% menor a lo esperado.

Fenomenal.

En el mes de Mayo, lanzaron una campaña hipercreative. Volvieron a aumentar la inversión, un 48% superior respecto al Mayo del año anterior.

Las ventas volvieron a desplomarse, lejos de aumentar.

Tuvieron que tomar una decisión.

Era cambiar, de nuevo, de alguna forma, o enfrentarse a un más que probable cierre de sus 13 sedes en toda España.

La inversión había crecido un 60% pero las ventas no llegaban a la mitad.

¿Y sabes por qué me sé el final?

Porque en Junio me llamaron.

Tres meses después, solo tres meses después de despedirnos por la puerta de atrás.

Para ver si había posibilidad de volver a trabajar para ellos.

Las condiciones obviamente no fueron las mismas que antes, pero creo que han salido ganando.

Dos meses después, estábamos creciendo con respecto al histórico y habíamos conseguido disminuir la inversión un 24%.

Al cuarto mes, Septiembre, conseguimos el récord de potenciales clientes de su historia.

En Octubre volvimos a batir el récord de facturación. Sí, de su historia.

Obviamente no puedo garantizar estos resultados en cualquier caso.

 

Pero en general y si un análisis preliminar indica que tu proyecto es mejorable, si trabajamos juntos podrás conseguir:

Servicios de Google Ads

Rellena el formulario a continuación y te contacto de vuelta indicándote si puedo realmente ayudarte.

Por si acaso era poco, también podrás beneficiarte de:

Servicios de Google Ads

Lo que puedo conseguir es fácil y animal:

Dame 1 🐔 y te genero 🐔🐔🐔