Mi deseo es trabajar menos y ganar más

Esto no es raro, supongo que a ti te pasará igual. Casi todo el mundo que conozco quiere eso más o menos, cobrar más o facturar más pero con menos esfuerzo.

Y para lograrlo algunos innovan, otros inventan productos, crean marcas y algunos, entre los que no me incluyo, hasta están dispuestos a asaltar bancos. Sin embargo, al margen del camino que elijas, hay cuestiones, cosas, que van a ser obstáculos en tu carrera hacia esa meta.

El auto-saboteo

Obstáculos los hay de muchos tipos: miedos, desconocimientos técnicos, competidores aguerridos, falta de personal sobresaliente, etc. Incluso hándicaps mentales auto-impuestos.

Has leído bien, límites mentales que todos, en general, nos ponemos a nosotros mismos.

Y esos en mi opinión son los peores, porque al final son los más difíciles de superar. Te pongo un ejemplo, mío.

Vivo en un pueblecito de Madrid, retirado, y desde hace tiempo, tengo jardín. Toda la vida creciendo entre ladrillos y asfalto para que me guste más un tipo de vida rural.

El olor a leña prendida al salir a la calle en invierno. El canto de los ruiseñores de madrugada en verano. La tranquilidad de no cerrar con llave.

Y logrado esto, que algunos amigos detestan pero a mi me encanta, llevo años con un deseo irrefrenable en la cabeza: tener gallinas y disfrutar de huevos caseros.

Qué ricos unos huevitos fritos, con su yema naranja, casi tostada. Mojar las patatas recién fritas en la yema y acompañar con un pan recién hecho. Que me gusta hacer pan en casa, también, pero eso te lo cuento en otro momento.

 

Lo que más quería yo

Tener gallinas. Deseo mío. Objetivo en la vida.

Y un día te informas. 

Y te enteras, urbanita agrario, de la currada que supone tener gallinas: dales pienso, o maíz o lo que sea, haz la jaula para que tu perro no se las coma, el gallinero ha de estar limpio, no las puedes dejar sueltas porque se comerían lo que plantas en el huerto, ponen los huevos donde les sale del pie, si les das de comer bichos del suelo tienes que ir variando el gallinero de sitio, y suma y sigue.

Y todo para comerte un par de huevos, muy ricos eso sí.

 

¿Adónde quiero ir a parar?

Pues que hace unos meses encontró mi mujer la forma de comer huevos así de ricos sin los problemas que da tener gallinas. Son los mejores huevos que he comido en mi vida,  es una cosa…

Y yo todo este tiempo sufriendo, anhelando tener gallinas. Cuando lo que quiero es trabajar menos y ganar más, como todos.

Por eso, lo importante, si tienes una empresa que invierte en publicidad no es plasmar el “Customer Journey” o utilizar el último “Growth hack”, que eso lo hace mi hija de 6 años en la tablet con una app gratuita, no.

Lo importante es que entren más gallinas, por las gallinas que salen. Y eso, tal vez, lo consigas si te apuntas a mis correos. Aquí debajo.

Mando emails a menudo con consejos propios sobre ventas, publicidad online, posicionamiento y demás. Opino casi siempre y suelto algún improperio. Si buscas lo habitual, quizás sea mejor que no te apuntes.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing, que también cumple con el RGPD.